Guía Turística de Nueva York

   Home      Transporte

Transporte en Nueva York

 

Taxis amarillos

Taxi en New-York City ManhattanEste es uno de los medios de transporte más conocidos de Nueva York. Hace años subirse a ellos era un deporte de riesgo, pero hoy en día están muy regulados y en buenas condiciones. Circulan por toda la ciudad a todas horas. Sabes si un taxi está libre porque lleva encendida una luz en el techo, con unos números que corresponden con la matrícula.

Los taxis son muy cómodos para moverse por la ciudad, sobre todo de este a oeste ya que las líneas de metro corren más bien de norte a sur. Los precios son razonables. Recuerda que es habitual dejar algo de propina aunque no lleves equipaje. Si lo llevas, calcula un dólar por bulto.
En el aeropuerto puedes coger un taxi amarillo a cualquier punto de la ciudad, con la ventaja de que es una tarifa fija  (últimamente está en unos 30 dólares). Esto significa que el taxista no se puede aprovechar de tí y darte mil vueltas para cobrarte más de la cuenta.

Imagen original por Booking-Switzerland.ch en Flickr;
Licencia Creative Commons.

Livery cabs

Son taxis pero no de los amarillos, sino de pequeñas compañías independientes. Hay varias que se especializan en la zona norte de Manhattan, donde se encuentran los barrios hispanos y negros, ya que los taxis amarillos a veces no quieren ir hacia esas zonas por estar demasiado alejadas del centro.
Puedes pararlos por la calle y preguntar cuánto costará el viaje antes de subirte, ya que no llevan contador. A veces sale más económico que los taxis amarillos, y a menudo los conductores son dominicanos así que hablan español. Para reconocerlos, tienes que fijarte en los coches grandes tipo Lincoln, que llevan unas pegatinas  en el parabrisas. A veces te suelen tocar el klaxon si te ven parado en la esquina, por si te interesa. Son coches muy cómodos y se pueden encargar por teléfono para ir al aeropuerto, por ejemplo.

Gipsy cabs

Son coches de particulares que funcionan como taxis. Son muy poco recomendables ya que se suelen aprovechar de la gente cobrando más que un taxi amarillo y no hay forma de reclamar después.

El metro de Nueva York

Aaaah, el metro....querido y odiado a partes iguales. Es una red extensísima que te lleva casi a cualquier punto de esta inmensa ciudad y que además funciona las 24 horas del día. Ahora es posible comprar abonos diarios, semanales o mensuales sin que tengas que comprarlo a primeros de mes (empieza a contar a partir del día en que lo empiezas a usar).
Problemas: a menudo hay un tramo en obras o una avería, con lo que puedes llegar a la estación y encontrarte con que está cerrada. Otra cosa que pasa a veces es que, estando subido en un vagón, de repente anuncien que se van a saltar nosecuantas paradas, con lo que apareces a 1 kilómetro de donde querías ir. Hay que prestar atención a lo que dicen los mensajes de megafonía (aunque generalmente no se entiende ni papa).
Otra cosa: los vagones están acondicionados pero los andenes no. Esto significa que en invierno puedes ver tu propio aliento y en verano puedes sufrir un desmayo del calor.

Para terminar, no te asustes si ves ratas y ratones correteando por las vías: está todo muy viejo y sucio y no hay formar de controlarlas.
Dicho esto, el metro es la forma más económica y rápida de moverse por la ciudad. Merece la pena sacarse un abono, que además también sirve para los autobuses urbanos.

Autobuses

Están bien y recorren toda la ciudad. Si te agobia el metro son una buena alternativa, y además el mismo abono te sirve para coger autobús y metro. El único problema es que a menos que cojas un servicio exprés, los autobuses hacen miles de paradas y van muy lentos debido al tráfico y los semáforos. Si tienes un rato libre los puedes usar para ver la ciudad, si tienes prisa no son muy recomendables. Por cierto, todos ellos están habilitados para minusválidos.

PATH de Nueva York

El PATH es como el metro, pero hace el recorrido Nueva York- New Jersey, donde vive mucha  gente que trabaja en Manhattan. Es algo más caro que el metro de Nueva York pero el servicio es bueno. Si necesitas ir al otro lado del río Hudson, es una buena forma de llegar. Tienen varias estaciones repartidas por Manhattan, la mayor de las cuales estaba situada en los bajos del World Trade Center. En la web de la izquierda verás donde están el resto de las estaciones.